BAKLAVA DE PISTACHOS

Hoy os presento un dulce típico turco, la BAKLAVA, un dulce que podríamos decir que es el emblema de la repostería de Turquía, junto con las delicias turcas.


Sobre el origen de este dulce, hay infinidad de teorías, casi todos coinciden en su origen en Mesopotamia, pero luego que si los asirios, que si los griegos.... 


Lo que si está claro  es que fueron los otomanos y los árabes los que mejoraron la receta y de hecho es una de las recetas más características de ellos.


Con respecto a las capas de pasta filo, hay quien dice que eran 33 por los años de Cristo, otros que 40 por los 40 días de ayuno de Pascua... total, que nadie se pone de acuerdo. Yo las he reducido a 12, pero podéis probar con 15, 18.... cuestión de gustos....


Y con el relleno pasa tres cuarto de lo mismo, que si pistachos solos, que si pistachos con nueces, que si almendras... así que yo me he decantado por lo pistachos, que me encantan.


Y fundamental en esta receta el agua de azahar o agua de rosas, yo he usado la de azahar porque tenía de haber hecho el roscón de reyes, pero no dejéis de añadirle este ingrediente, porque le da un toque genial.


He de decir que mi hija se la ha llevado al trabajo y l@s compañer@s están más que encantados con la merienda, y alguna había probado antes la baklava y le comentó que estaba igual o mejor que la que había probado. De hecho voló!!!!


Y después de todo este mar de dudas de orígenes, ingredientes y capas, paso a explicaros como se hace, que eso no tiene ningún misterio.


Ingredientes (para un molde de 20 x 30):


1 paquete de pasta filo 
75 g de mantequilla derretida
300 g de pistachos sin pelar
1/2  cucharadita de canela molida
4 cucharadas de agua de azahar
25 g de azúcar
Almíbar:
100 gr de miel
100 gr  de agua
1 cucharada de agua de azahar
piel de limón
piel de naranja

1. - Comenzaremos haciendo el almíbar, para que vaya infusionando. Ponemos en un cazo la miel, el agua, el agua de azahar y un trozo de piel de naranja y otro de limón.Lo dejamos hervir por 5 minutos, apartamos, tapamos y lo reservamos.


2. - Pelamos los pistachos, lo que es un peligro, porque me he comido un montón mientras los pelaba..... y los trituramos un poco, intentad que queden trozos.


3. - En un bol ponemos los pistachos junto con el azúcar, la canela y el agua de azahar y lo mezclamos.


4. - Encendemos el horno a 180º y derretimos la mantequilla en el micro y comenzamos a montar nuestro pastel... Cortaremos la pasta filo del tamaño del molde que hayamos elegido y pincelamos el molde, o ponéis un papel de hornear y lo pinceláis igualmente.


5. - Colocáis una capa de pasta filo y volvéis a pincelar, así hasta 4, 5 o 6 capas, os lo dejo a vuestra elección.


6. - Echamos la mitad de los pistachos sobre la pasta y los extendemos por toda la superficie.


7. - Volvemos a cubrir con pasta filo, mantequilla, pasta filo, mantequilla... otras 4, 5 o 6 capas y echamos el resto de pistachos.


8. - Repetimos la operación de la pasta filo y mantequilla y una vez tenemos las capas terminadas, las cortamos con un cuchillo bien afilado, haciendo rombos, triángulos o cuadrados, a vuestro gusto. y horneamos entre 30 y 40 minutos, hasta que veáis que está bien doradita.


9.  Y en caliente, sacamos del horno y con una cuchara o cazo, vamos echándole el almíbar que teníamos reservado, procurando que llegue a todos los rincones de la masa.


10. - Espolvoreamos con el polvillo de pistacho que nos haya quedado y dejamos reposar al menos 3 horas, pero mejor, de un día para otro.


Y lista para disfrutar!!!!


Un dulce que no debéis dejar de probar.


Espero que os guste!!!!

Comentarios